Concesionario me vende coche de segunda mano ¡ROBADO!.

0

AudiTT y PoliciaLlevaba tiempo dándole vueltas a la idea de comprarme un coche deportivo de segunda mano,. Cada dos por tres echaba un vistazo a portales más conocidos de anuncios de coches de segunda mano para ver si surgía una buena oportunidad.

Un día ví que anunciaban un Audi TT que daba muy buena pinta y estaba bien de precio. El anuncio me pareció serio ya que se trataba de un compraventa muy conocido y en teoría “fiable”, por lo que me animé a acercarme para verlo personalmente.

El coche me gustó mucho, aunque los 25.000 km. que tenía me parecieron pocos para un coche de dos años. El vendedor me dijo que era de gente caprichosa que una vez se les pasaba el calentón no le hacían demasiado caso y acabaron por no usarlo. La respuesta me pareció bastante convincente y lo reservé con un adelanto de dinero para evitar que alguien se anticipara y me lo quitara.

Entregué la documentación que me pidieron para arreglar el cambio de titularidad y me dieron un documento oficial provisional que me permitía usar el coche mientras arreglaban los papeles oficiales.

El mismo día que recogí el coche me di cuenta de que todos los paneles del coche, el manual, y hasta el GPS estaba en alemán y de que había un par de desperfectos (llave de apertura capó rota y la ranura de caga del CD obstruida). Hablé entonces con el concesionario y toda su ayuda consistió en remitirme a internet para bajarme los manuales del coche. En cuanto a los desperfectos, “que raro”, no entraban dentro de la “maravillosa garantía” que daban.

Llegado este punto me empecé a mosquear, sospeché que el coche era importado, y lo llevé a un concesionario Audi para hacer las reparaciones y por si ellos veían algo raro. Afortunadamente fue cosa de poco y en principio no vieron nada extraño que hiciera aumentar mi desconfianza en la compra.

Llevaba ya un mes rodando con el coche y ya había recibido toda la documentación oficial cuando la Policía Municipal me para y me la pide. Muy tranquilo les presento la documentación, que yo suponía en regla, y ¡Sorpresa!, me dicen que el coche figura como ¡ROBADO!. En ese momento me sentí fatal, casi como un delicuente, lo que estaba sucediendo no me parecía real.

Muy incómodo con la situación, les di el nombre del concesionario a quién le había comprado el coche e incluso les mostré el contrato de compraventa y otros papeles que demostraban la compra del coche al concesionario. Para entonces, ya estaba rodeado por otros dos coches de Policía con las luces de las sirenas encendidas. Gracias a Dios y a que llevaba la documentación oficial encima, no me detuvieron.

Los policías, bastante compresivos, me recomendaron denunciar al concesionario y se ofrecieron a llevarme a comisaría, dónde finalmente puse la denuncia.

A día de hoy mi coche se encuentra en el depósito municipal a la espera de que un juez o “no sé quién” dictamine “no se qué”, tengo que seguir pagando el coche aunque no lo pueda disfrutar y no tengo ni idea de cómo acabará la cosa.

Cuando sepa algo más continuaré contando mi historia por si os sirve de ayuda. Entretanto os recomiendo que no bajéis nunca la guardia aunque vayáis a comprar vuestro coche de segunda mano a un concesionario reconocido, ¡ESTAS COSAS PASAN DE VERDAD!

Compartir.

Dejar una Respuesta